El Centro Carter aceptó observar el referendo revocatorio del mandato del presidente, Hugo Chávez, el 15 de agosto, bajo un reglamento creado por el organismo electoral venezolano que le impedirá hacer declaraciones públicas durante el proceso.

El organismo internacional, que ha observado los últimos procesos electorales en Venezuela, firmó un acuerdo de observación internacional con el Consejo Nacional Electoral (CNE) para la consulta, informó el CNE.

"Con este acuerdo, el Centro Carter se comprometió a respetar la soberanía nacional y, en tal sentido, evitará la emisión de opiniones con respecto a temas internos de la nación," precisó el CNE en un comunicado.

Asimismo, agrega el documento: "prescindirá del uso de los medios de comunicación para el pronunciamiento adelantado sobre el venidero proceso electoral y mantendrá la confidencialidad de las opiniones y recomendaciones, positivas o negativas, que deben ser transmitidas solamente al CNE".

Con la firma del acuerdo pareció terminar una controversia entre las autoridades del CNE y el Centro Carter sobre algunas discrepancias respecto a la normativa, que parecía limitar sus tareas.