Una comisión Católico-Musulmana del Vaticano criticó los fatales ataques con coche bomba en sitios de oración en Irak.

La instancia calificó este lunes los ataques suicidas contra sitios religiosos musulmanes y cristianos como vilencia ciega que ofende el sagrado nombre de Dios y la verdadera religión.

El arzobispo Michael Fitzgerald, presidente del Consejo del Vaticano para el Diálogo Interreligioso y Hamid Bin Ahmad Al Rifaie, presidente del Foro Islámico Internacional para el Diálogo, firmaron el documento.

El Papa Juan Pablo II también criticó los atentados el lunes, calificándolos como una agresión injusta contra una comunidad religiosa que trabaja por la paz y la reconciliación.

Cinco coches bomba que explotaron cerca de iglesias cristianas durante los servicios religiosos causaron la muerte de por lo menos 11 personas y dejaron heridas a decenas, algunas de gravedad.

Asimismo, se han perpetrado ataques contra mezquitas en Irak, tras la invasión liderada por Estados Unidos en ese país, efectuada el año pasado.