Autoridades filipinas informaron del arresto de dos presuntos extremistas islámicos acusados de ser los autores de un mortal atentado explosivo en Manila.

Las autoridades señalaron que los dos individuos fueron operativos clave en una serie de ataques con bomba contra el sistema ferroviario de Manila en diciembre del año 2000. Las explosiones causaron la muerte de 22 personas.

El vocero del ejército filipino Buenaventura Pascual, informó que ambos fueron arrestados recientemente en la ciudad filipina de Marawi, agregando que están conectados al grupo extremista regional Jemaah Islamiyah. Se culpa al grupo de haber causado el atentado explosivo contra Bali, Indonesia, el año 2002.

Pascual informó también que el arresto proporcionaría datos clave respecto a las tácticas y operaciones regionales de Jemaah Islamiya.

El ejército de Estados Unidos trabaja estrechamente con los militares filipinos para dar con el paradero de los terroristas en la región.