Las fuerzas armadas estadounidenses informó que es posible que fuerzas afganas y de Estados Unidos hayan dado muerte a 50 extremistas en enfrentamientos en el este de Afganistán, cerca de la frontera con Pakistán.

Por lo menos un soldado afgano murió y otros tres resultaron heridos durante una batalla que se prolongó durante un día completo en la provincia de Khost, al sudeste de Kabul.

Se desconoce la cifra exacta de bajas, pero pilotos estadounidenses estimaron que unos 50 insurgentes murieron.

Los enfrentamientos se inciaron antes del amanecer del lunes, cuando los militantes atacaron un puesto fronterizo entre la provincia de Khost y Pakistán, donde se han refugiado los combatientes de al-Qaida y mantienen campamentos de entrenamiento desde la derrota del Talibán.

La declaración de las fuerzas armadas estadounidenses indica que los combates comenzaron luego de cinco horas y se prolongaron hasta la noche del lunes.