Un cosomonauta ruso y un astronauta estadounidense salieron de la estación espacial internacional para efectuar reparaciones y mantenimiento en el complejo en órbita.

El ruso Gennady Padalka y el norteamericano Mike Fincke recortaron su caminata prevista de seis horas el lunes después de terminar sus tareas. Instalaron antenas y reemplazaron los reflectores láser necesarios para que un vehículo de carga europeo pueda atracar el año próximo.

A mitad de camino en la excursión, perdieron el contacto radial con la Tierra. El problema aparentemente se debió a la energía utilizada por los astronautas mientras caminaban, y la comunicación fue recuperada pocos minutos después.

Ésta es la tercera caminata de ambos astronautas, quienes cumplen ya casi la mitad de su misión de seis meses en la estación espacial.