Los precios del petróleo estadounidense alcanzaron este lunes un nuevo máximo de 21 años, llegando a cerca de los 44 dólares el barril, después de que Estados Unidos elevara a "alta" su alerta de seguridad ante posibles ataques de al-Qaeda sobre instituciones financieras.

Operadores dijeron que el incremento de la alerta de seguridad afectó a los mercados, que ya estaban preocupados ante posibles sabotajes en la infraestructura petrolera en el Oriente Medio, mientras los productores de crudo bombean al borde del límite para responder una creciente demanda, informa la agencia de noticias Reuters.

El petróleo ligero estadounidense llegó a un tope de 43,92 dólares el barril, el nivel más alto desde que los futuros del crudo pasaron a cotizar en la Bolsa Mercantil de Nueva York en 1983.