John Kerry aceptará formamente esta noche la nominación del partido demócrata para presidente, en la acto más importante de la convención de cuatro días, que ha elogiado al senador de Massachusetts como un líder firme y probado en batalla.

El compañero de fórmula de Kerry, el senador de Carolina del Norte, John Edwards, será oficialmente nominado como candidato vicepresidential, en esta sesión final de la Convención Nacional Demócrata en Boston.

Edwards habló ayer ante los delegados de la convención y describió a Kerry como un líder decisivo que puede crear empleos, reformar el sistema de cuidado de salud, perseguir a los terroristas y mantener seguro el país.

John Edwards también exhortó a los votantes a rechazar lo que calificó como “los esfuerzos republicanos por llevar la campaña presidencial al nivel más bajo posible”.

El presidente Bush, que ha pasado esta semana en su hacienda de Tejas, regresará a Washington esta tarde. El partido republicano lo volverá a nominar en su convención programada para fines de agosto en Nueva York.