El sistema de seguridad en Atenas, incluidos docenas de cohetes de defensa Patriot y cientos de cámaras de vigilancia, comenzó a operar ayer, mientras los organizadores garantizan orden en los Juegos Olímpicos del próximo mes. Casi 300 cámaras de circuito cerrado barren las principales avenidas y plazas mientras tres helicópteros policiales y un globo aerostático Zeppelin, equipado con más cámaras, sobrevuela la capital. Docenas de nuevos misiles Patriots con capacidad avanzada, están cargados y en posición en tres emplazamientos alrededor de la ciudad, incluida la base militar Tatoi cerca de la Villa Olímpica de los atletas, para ofrecer un escudo defensivo en Atenas durante la celebración de los juegos. Fuentes del ejército en la base dijeron que los cohetes están en sus lanzaderas y listos para ser utilizados contra una potencial amenaza aérea desde ahora hasta el 29 de agosto, cuando finaliza la olimpiada. Las fuerzas de seguridad también cuentan desde el martes con 11 furgonetas de vigilancia, que recibirán y controlarán las imágenes de toda la ciudad. La guarda costera tomará posición alrededor del puerto de Pireo, donde siete crucero de lujo serán utilizados como hoteles. Grecia pone en marcha el plan de seguridad más caro de la historia, estimado en más de mil millones de euros. Para la ceremonia de apertura del 13 de agosto, las autoridades desplegarán más de 70 mil agentes de seguridad así como miles de cámaras de seguridad.

Mostrando su plena satisfacción, los organizadores de la Copa América de fútbol en Perú informaron ayer que el torneo dejó utilidades por 1,8 millones de dólares. Gabriel Seminario, director de la comisión organizadora del torneo, dijo que casi se logró establecer un récord de asistencia en los estadios. Explicó que si se agregaran las entradas de cortesía que se distribuyeron, el porcentaje de asistencia se elevaría a cerca del 80 por ciento, "que creo es un récord realmente absoluto" señaló. También indicó que el porcentaje de asistencia hubiera sido mayor si la selección peruana hubiera pasado a las semifinales, y estimó que quizás se hubieran recaudado unos 200 mil dólares más. Seminario dijo que la cifra de utilidades aún es aproximada, y que el cálculo definitivo será entregado el 9 de agosto a la Federación Peruana de Fútbol.