Una explosión de un coche bomba causó la muerte a por lo menos 68 personas en Irak, en lo que ha sido el día más violento desde la transferencia de soberanía al gobierno interino de ese país, el 28 de junio.

El ministerio de salud de Irak informó que más de 50 personas resultaron heridas en la explosión sucedida cerca de un centro de reclutamiento de policías en el pueblo de Baquba, al norte de Bagdad en la mañana de hoy miércoles.

La explosión acabó con puestos del mercado, destruyó varios edificios, y causó la muerte a 21 personas que viajaban en un autobús.

Entretanto, autoridades dijeron que por lo menos 35 insurgentes y siete soldados iraquíes, que luchaban junto con las fuerzas de la coalición, murieron durante un enfrentamiento armado en el pueblo de Sueira al sur del país.

Fuentes militares dijeron que dos soldados estadounidenses fueron muertos durante los enfrentamientos en la provincia de Al-Anbar, al oeste de Bagdad. En el Noroeste de Bagdad, el estallido de una bomba mató a un soldado norteamericano e hirió a otros 3 y aun civil.

Durante su visita a Egipto, el Secretario de Estado, Colin Powell, condenó el atentado en Irak, y dijo que era otro intento por “asesinos, de negarle al pueblo iraquí el sueño de un país pacífico”.