Un capitán del ejército estadounidense acusado de asesinato en Irak compareció en una audiencia militar en Alemania.

El Capitán Rogelio Maynulet se mostró optimista y señaló que continuará cumpliendo su labor, sirviendo a su país.

El oficial habló tras una breve sesión en una base militar estadounidense en las afueras de Frankfurt.

Maynulet está siendo investigado por haber baleado a quemarropa a un hombre en mayo cerca de Kufa, al sur de Bagdad, durante la búsqueda del clérigo radical chiíta Moqtada al-Sadr.