Autoridades afganas señalaron que dos personas murieron y otras dos resultaron gravemente heridas por la explosión de una bomba en una mezquita, durante el proceso de inscripción de electores.

Voceros militares estadounidenses en Afganistán informaron que 6 personas, entre ellas dos trabajadores afganos de las Naciones Unidas, murieron en el ataque. Una de las víctimas trabajaba para la fuerza conjunta de la ONU y la administración de elecciones afgana.

Empleados del registro electoral inscribían votantes para las elecciones presidenciales de octubre cuando el artefacto hizo explosión.

Nadie se ha responsabilizado hasta el momento por el ataque, pero los militantes islámicos han prometido afectar las elecciones y han atacado otros sitios de registro electoral.