Una firma jordana que trabaja para los militares estadounidenses en Irak dijo que se retira del país para asegurar la liberación de dos empleados mantenidos cautivos por insurgentes.

El jefe ejecutivo de la compañía Daoud, dijo que retira a sus trabajadores para cumplir las condiciones impuestas el lunes por los insurgentes. En un video, los captores dijeron que matarían a los dos camioneros jordanos a menos que la compañía deje de hacer negocios en Irak.

Entretanto, un civil iraquí murió y 14 soldados de la coalición resultaron heridos en ataque de mortero en el centro de Bagdad, cerca de un complejo habitacional fuertemente custodiado que alberga las oficinas del gobierno iraquí y la embajada de Estados Unidos.

En otro orden, la conferencia política nacional de Irak, que tenía previsto reunirse este miércoles para elegir a una asamblea interina, fue postergada hasta el sábado.