El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, dijo ayer domingo que el Estado usará la fuerza si es necesaria para garantizar la paz en el país, al asegurar que radicales de la oposición buscan la violencia cuando faltan tres semanas para un referendo que busca acortar su mandato.

El gobernante, que el miércoles cumplirá 50 años de edad, dijo que la oposición se ha negado a dialogar y firmar un acuerdo propuesto por su gobierno para respetar los resultados del referendo del 15 de agosto, del que dice saldrá ratificado.

"La oposición se niega al diálogo, se niega a aceptar una realidad, se niega a aportar un esfuerzo para construir el camino en paz," dijo en su programa dominical de radio y televisión ¡Aló Presidente!

Chávez, un nacionalista de discurso de izquierda, asegura que derrotará a sus adversarios en el referendo y ha llamado a sus seguidores a dar la batalla para quedarse gobernando al país con su "revolución," por lo menos, hasta el final de su mandato, en enero del 2007.