Los médicos japoneses que están tratando al sargento del ejército estadounidense acusado de desertar a Corea del Norte hace cuatro décadas dicen que necesitan realizar más pruebas médicas para determinar la severidad de su enfermedad.

Los médicos hablaron con la prensa hoy viernes en el hospital de Tokyo, donde Charles Jenkins recibe tratamiento médico.

Estados Unidos anunció que debido a sus condiciones de salud, ha pospuesto indefinidamente una solicitud a Japón para que entregue el soldado.

Oficiales estadounidenses dijeron que harán la solicitud formal de custodia "a su debido tiempo."

Charles Jenkins está acusado de haber desertado su unidad militar en Corea del Sur en 1965 y haberse ido a Corea del Norte, donde vivió hasta que partió para reunirse con su esposa japonesa en Indonesia a comienzos de este mes. Llegó a Japón el domingo.