El primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, dijo que 36 personas murieron y 79 resultaron heridas en un desastroso accidente ocurrido en la más nueva línea férrea de su país. Un tren expreso que viajaba de Estambul a Ankara, la capital, se descarriló el jueves cerca del pueblo de Pamukova en el noroeste del país. El tren pertenecía al nuevo servicio de alta velocidad inaugurado el mes pasado.

El nuevo servicio puede viajar a velocidades de hasta 150 kilómetros por hora, pero las autoridades dicen que los rieles en la zona donde el tren se descarriló no han sido modernizados, y es necesario ir a velocidades mucho menores.

Sobre vivientes del accidente dijeron que el tren parecía andar a alta velocidad cuando comenzó a temblar violentamente y se separó de los rieles.