El secretario general de la organización de las Naciones Unidas, Kofi Annan, insistió en recomendar a Sudán cumplir con su promesa de proceder al inmediato desarme de los extremistas árabes acusados de atrocidades contra los pobladores negros de aldeas en la región occidental de Darfur.

Annan advirtió ayer al gobierno de Sudán, que la Comunidad Internacional podría ingresar a Darfur si el gobierno de Jartum no actúa rápidamente.

El secretario de Estado norteamericano, Collin Powell, arribará esta tarde de la sede de la ONU para discutir la situación de Darfur con Annan.

A principios de este mes, el gobierno sudanés acordó el inmediato y total desarme de los grupos extremistas árabes conocidos como Janjaweed, que están acusados de “limpieza étnica” en Darfur. Annan dijo que sólo se han logrado “pequeños progresos” desde que se firmó el acuerdo