El ciudadano filipino que había sido secuestrado por insurgentes iraquíes retornó a su hogar.

Angelo de la Cruz agradeció el apoyo recibido durante una conferencia de prensa que brindo este jueves en el aeropuerto de Manila. También agradeció a la presidenta Gloria Arroyo y al gobierno de Filipinas por obtener su libertad.

De la Cruz, quien es conductor de camiones, fue liberado por sus captores el martes, después que Filipinas concretara la retirada del pequeño contingente de ayuda humanitaria que tenía destacado en Irak y que estaba a un mes de cumplir con la fecha previamente establecida para su partida, cumpliendo así con las demandas de los secuestradores.

Los secuestradores amenazaron con decapitar a de la Cruz si Filipinas no retiraba sus tropas. Estados Unidos ha criticado a Manila por ceder ante las demandas diciendo que esto alentará a hacer más secuestros.