El presidente George Bush firmó en ley un proyecto legislativo que permitirá al gobierno comprar y almacenar fármacos para proteger a los estadounidenses de un ataque bioterrorista.

En una ceremonia en la Casa Blanca, el mandatario dijo este miércoles que la medida es parte de un plan estratégico más amplio que tiene como meta defender a Estados Unidos de las armas de destrucción masiva.

El llamado “Proyecto Bioshield” o “Escudo Biológico” garantiza un mercado para que las compañías farmacéuticas desarrollen y produzcan grandes cantidades de antídotos contra enfermedades como el carbunco o ántrax, el botulismo y el sarampión.

Las farmacéuticas privadas se han mostrado renuentes a desarrollar ese tipo de medicinas sin que existiera un comprador garantizado.

El plan a 10 años, también da al gobierno nuevas facultades para investigar, desarrollar y distribuir fármacos, e incluso algunos tratamientos experimentales, en caso de emergencias.

La Cámara Baja aprobó la legislación la semana pasada y el senado la aprobó por unanimidad en mayo.