La mayoría de reclusos considera que una puerta que alguien dejó accidentalmente abierta podría ser clave para su escapatoria.

Sin embargo, no así para cuatro reos de la cárcel del Condado Hawkins de Tennessee. Los individuos se escaparon de prisión pero regresaron poco después... con cerveza.

Cuando se les terminó la bebida, otros dos prisioneros también salieron brevemente del centro carcelario para comprar más cerveza.

Los cuatro fueron acusados de escaparse para su aventura cervecera, delito que, según el alguacil local, ellos probablemente creyeron que podían evitar al regresar a la cárcel. Pero no fue así.