Filipinas dio a conocer que seguirá siendo un firme aliado de Estados Unidos, a pesar de las críticas del gobierno de Washington sobre su decisión de retirar sus tropas de Irak.

El vocero presidencial filipino, Ignacio Buyne, declaró que el gobierno de Manila sigue considerando a Estados Unidos como, y citamos sus palabras, el “hermano mayor” en el campo de seguridad.

Añadió que las relaciones de ese país con Estados Unidos seguirán fuertes. A pesar de la reciente crisis.

Washington advirtió que la retirada de tropas filipinas podría estimular más terrorismo y poner en peligro a los miembros de la coalición multinacional que encabeza Estados Unidos en Irak.