Una delegación surcoreana partió hacia Washington para dialogar acerca de la movilización de tropas estadounidenses desde su base principal en Seúl.

Las reuniones comenzarán el jueves y se concentrarán en gastos, además de asuntos específicos de la nueva base estadounidense propuesta para Pyeongtaek, que queda a unos 70 kilómetros al sur de Seúl.

A comienzos de este año, Estados Unidos anunció que trasladaría su sede de Seúl a Pyeongtaek para 2006. Está previsto que unos siete mil efectivos militares y sus familias participen en la movilización.

Estados Unidos también tiene previsto retirar de Corea del Sur la tercera parte de sus 37 mil 500 soldados como parte de su redistribución global de personal.