Un conductor de camiones filipino que fue mantenido en rehén durante casi dos semanas en Irak, fue liberado por sus captores, tras la retirada de las fuerzas filipinas.

Angelo de la Cruz fue llevado a la embajada filipina en Bagdad este martes, poco después que fue liberado frente a la embajada de los Emiratos Árabes Unidos.

La presidenta filipina, Gloria Arroyo, habló por teléfono con el ex rehén y dijo que goza de buena salud y tiene buen estado de ánimo.

El lunes, Filipinas indicó que se había completado la retirada de todo su personal humanitario en Irak, para cumplir las exigencias de los secuestradores.