Un infante de marina estadounidense fue muerto en acción, hoy martes, en la provincia iraquí de Anbar, dominada por los sunitas.

El oficial conducía operaciones de seguridad y estabilización en la provincia, según informó el ejército estadounidense. Según datos del Departamento de Estado, hasta el momento, 891 efectivos militares estadounidenses han perecido desde el comienzo de las operaciones en Irak, en marzo del año 2003.