El Papa Juan Pablo II nombró a un obispo austriaco para que investigue un escándalo de pornografía infantil en un seminario católico cerca de Viena.

El pontífice designó hoy martes a Klaus Kung “visitante apostólico” para que estudie las acusaciones contra un estudiante polaco del seminario de Saint Poelten de poseer y distribuir material pornográfico.

Fiscales confiscaron discos duros de computadora de ocho estudiantes que se preparan para el sacerdocio en el seminario. Las autoridades detuvieron a un estudiante polaco de 27 años de edad después de haberle encontrado miles de imágenes pornográficas en su computadora.

Si es declarado culpable del cargo de pornografía, podría enfrentar un máximo de dos años de prisión. Varios funcionarios católicos prominentes pidieron al obispo de la diócesis de Saint Poelten que renuncie debido al escándalo.