El académico iraní Hashem Aghajari, que había sido condenado a muerte por blasfemia, fue ahora sentenciado a 5 años en prisión.

El abogado del profesor de historia, Saleh Nikbakht dijo este martes que una corte de Teherán había reducido la sentencia a un menor grado, bajo cargos de insultar los valores islámicos.

Dos años atrás, la sentencia había sido suspendida y podría ser liberado después de un año.

Su abogado definió el nuevo veredicto como “una victoria”, pero también señaló que podrían apelarlo.

El escándalo que en 2002 desencadenó Aghajari se debió a que dijo en un discurso que los musulmanes no son “monos” y que no deben seguir ciegamente a sus líderes.

La sentencia original a muerte produjo grandes manifestaciones estudiantiles y el líder supremo Ayatollah Ali Khamenei ordenó un nuevo juicio.