Este lunes, los precios del petróleo se acercaron a su nivel más alto de la historia, debido a temores en cuando a seguridad y escasos suministros.

Los precios del crudo estadounidense subieron a casi 41 dólares 50 centavos el barril en Nueva York, el precio más alto desde el primero de junio.

Los incrementos en el precio tienen lugar a pesar el plan de la Organización de Países Exportadores de Petróleo de aumentar la producción en medio millón de barriles diarios en agosto. La OPEP ya había elevado la producción en 2 millones de barriles diarios, este mes.

Sin incluir la producción petrolera de Irak, el aumento de agosto de la OPEP elevará la cuota diaria de la organización a 26 millones de barriles diarios.