Pakistán envió helicópteros de transporte de personal y helicópteros y artillados a las montañas cerca de la frontera con Afganistán en un nuevo intento por exterminar los extremistas extranjeros, incluyendo al-Qaida.

La medida siguió al enfrentamiento el domingo entre extremistas y soldados paquistaníes en Waziristán del Sur, una región tribal semiautónoma. No hay información oficial de bajas.

Enfrentamientos entre el ejército paquistaní y extremistas extranjeros y sus aliados locales son frecuentes cerca de la frontera afgana donde los soldados han estado buscando a combatientes de al-Qaida.