El primer ministro británico, Tony Blair, sufrió un revés cuando su Partido Laborista perdió un escaño en el Parlamento y apenas pudo retener otro en dos elecciones especiales.

El candidato liberal-democrático anti bélico, Parmjit Singh Gill, salió victorioso sobre el candidato laborista, Peter Soulsby, en la ciudad inglesa de Leicester.

Esa ciudad tiene una gran población musulmana. La elección del jueves se celebró para reemplazar a un legislador laborista de larga trayectoria quien falleciera recientemente.

Otra elección especial tuvo lugar también el jueves en la ciudad de Birmingham. Allí, el partido laborista apenas pudo mantener su escaño con 450 votos de mayoría sobre los liberal-democráticos.

Las elecciones del jueves ocurrieron después de que un informe gubernamental calificó de defectuosa la inteligencia británica sobre las armas iraquíes, pero absolvió a Blair de las acusaciones de haber mentido sobre la amenaza iraquí.