Gran Bretaña está considerando cambios a sus servicios de inteligencia luego de una investigación oficial que critica la manera cómo el gobierno manejó la información de sobre armas de destrucción masiva previamente a la guerra en Irak.

Voceros del despacho del Primer Ministro Tony Blair y del organismo de inteligencia británico dijeron este jueves que se está llevando a cabo una revisión exhaustiva para evitar futuros errores.

La evaluación dada a conocer este miércoles indica que la inteligencia usada para justificar la guerra en Irak tuvo fallas graves.

Blair dijo ayer al parlamento que acepta la responsabilidad por cualquier error, pero dejó claro que nadie mintió o fabricó la información.

Sin embargo, el líder del Partido Conservador Michael Howard cuestionó la credibilidad del Premier, expresando dudas de que haya gente que aún confíe en Blair.

La semana pasada, un panel del Senado de Estados Unidos también concluyó que la información de inteligencia usada para ir a la guerra en Irak tenía graves fallas.