Cerca de mil iraquíes marcharon por el centro de Bagdad hoy, exigiendo la pena de muerte para el ex dictador Saddam Hussein.

Los activistas portaban pancartas de familiares asesinados durante el régimen de Saddam y cantaron lemas criticando al partido Baath.

También advirtieron a abogados extranjeros que no viajen a Irak para defender a Saddam Hussein, quien enfrenta acusaciones criminales en los tribunales iraquíes.

La manifestación fue organizada por varios partidos políticos, incluyendo el Congreso Nacional Iraquí, dirigido por el primer ministro Iyad Allawi.