Autoridades iraquíes informaron que por lo menos 10 personas murieron este jueves cuando un coche bomba explotó cerca de una estación de policía en un pueblo ubicado al noroeste de Bagdad.

Un funcionario de la policía local en Hadita dijo que aparentemente la estación policial fue blanco de un ataque y que tres de los muertos eran policias.

En la ciudad norteña de Kirkuk, cuatro miembros de una familia murieron cuando su casa fue alcanzada por un cohete. La policía indicó que se desconoce el blanco del ataque.

Entretanto, insurgentes habrían saboteado oleoductos en el norte y sur de Irak.

Los últimos hechos de violencia se produjeron un día después que un ataque suicida con coche bomba causara la muerte de 10 iraquíes y dejara heridos a otros 40 en Bagdad.