En Nueva York, la venta de petróleo a futuro cerró sobre 42 dólares por barril, su nivel más alto hasta la fecha, a raíz de la mortal crisis de rehenes en Kobar, Arabia Saudita.

Según analistas, el aumento del 6% fue en reacción a preocupaciones sobre la situación de seguridad en ese país.

El Secretario de Estado Colin Powell expresó que, en su opinión, Riyad continuará suministrando petróleo, ininterrumpidamente, a los mercados mundiales.

El Ministro de Energía saudita, Ali Naimi, indicó este martes que la OPEP hará todo lo posible por satisfacer la demanda mundial de crudo.