Autoridades paquistaníes dijeron que un oficial de policía murió y por lo menos 30 personas resultaron heridas por dos explosiones ocurridas ayer miércoles cerca del centro cultural paquistaní-americano, de propiedad privada, en la sureña ciudad de Karachi.

La policía sospecha que militantes islámicos colocaron explosivos en dos autos y los detonaron por tiempo o control remoto.

Según la versión policíal, trataban de vacuar el área después de la primera explosión, cuando explotó otra bomba más potente.

Nadie ha asumido la responsabilidad del ataque. A comienzos de semana, la policía de Karachi arrestó a seis miembros de un grupo proscrito que presuntamente estuvo involucrado en un intento de asesinato contra el presidente Pérvez Mushárraf hace dos años.