Estados Unidos y el Reino Unido recibieron llamados de influyentes miembros del Consejo de Seguridad de la ONU para que hagan cambios a la nueva resolución sobre Irak que propusieron recientemente.

En sesión a puerta cerrada del Consejo efectuada el miércoles, China se unió a Francia, Rusia y Alemania para pedir que se revise el proyecto de resolución presentado por Estados Unidos y el Reino Unido.

Las reformas que se buscan incluyen: dar más control al gobierno interino iraquí que tomará el poder el próximo 30 de junio de la fuerza militar multinacional conducida por Estados Unidos, y establecer una fecha límite para que la fuerza salga de territorio iraquí.