Amnistía Internacional afirma que los gobiernos latinoamericanos han sacrificado los derechos humanos en nombre de la seguridad e ignoraron problemas como el hambre y la pobreza el año pasado.

En su informe anual, publicado ayer martes, la organización con sede en Londres dice que, y repetimos textualmente “los medios indiscriminados y desproporcionados de Washington” en su guerra contra el terrorismo se extendieron por toda América y dieron como resultado abusos de derechos humanos.

Amnistía critica las nuevas leyes colombianas que otorgan al ejército autoridad de policía judicial, indicando que la medida incrementará la posibilidad de abusos en el país. También destaca que las guerrillas izquierdistas y los paramilitares de extrema derecha continúan violando las leyes humanitarias.

La organización defensora de los derechos humanos señala además que Cuba utilizó la seguridad nacional como excusa para detener a 75 disidentes en marzo de 2003 y los sentenció a condenas de hasta 28 años de cárcel. Amnistía Internacional exige su inmediata liberación.

Por otro lado, el grupo afirma que las amenazas diferentes al terrorismo no han sido atendidas por los gobiernos regionales, y destacó que 220 millones de personas en Latinoamérica viven en la pobreza.