El número de votantes latinos en la elección presidencial en Estados Unidos llegaría a un récord de siete millones, y su impacto podría ser decisivo en algunos estados reñidos como Arizona y Florida, dijo el martes un influyente grupo hispano.

La Asociación Nacional de Funcionarios Elegidos y Nominados (NALEO, por sus siglas en inglés) también advirtió que a los votantes latinos les preocupa más la educación, la economía y la guerra en Irak, que obtener mayores beneficios inmigratorios, un recurzo utilizado frecuentemente por políticos para congraciarse con los hispanos.

NALEO, que representa a casi seis mil funcionarios de origen hispano, estimó que en las elecciones de noviembre los hispanos equivaldrán a un 6,1 por ciento del electorado, frente al 5,4 por ciento que participó en 2000.

Eso significa que esta vez un millón de nuevos votantes latinos participarán en una elección que las encuestas señalan podría ser igualmente reñida que la anterior, cuando el presidente George W. Bush derrotó al demócrata Al Gore en el decisivo estado de Florida por apenas 537 votos.