Uno de los templos más sagrados de los chiítas islámicos sufrió daños menores durante nuevos enfrentamientos entre fuerzas estadounidenses y militantes leales al clérigo radical chiíta Moqtada al-Sadr, en la ciudad de Nayaf.

Un proyectil, posiblemente de mortero, cayó en las puertas de la tumba del imàn Alí.

No está claro cuál de las partes es responsable por los daños.

Fuentes médicas en el hospital local informaron que por lo menos siete personas murieron en los combates. Luchas similares se reportaron en la vecina ciudad de Kufa. En Bagdad, voceros militares estadounidenses indicaron que por lo menos cinco personas resultaron heridas cuando un coche-bomba estalló esta madrugada cerca de la embajada de Australia, en el centro de la ciudad.