Los legisladores filipinos acordaron comenzar con el recuento de votos de la elección presidencial, mientras la oposición protesta por la filtración de información que predice la victoria de la actual presidenta Gloria Arroyo.

Cuando los legisladores se reunieron hoy martes en Manila para iniciar el escrutinio, enseguida se trenzaron en un debate entre el oficialismo y la oposición acerca de cómo debe llevarse a cabo la tarea.

Anteriormente, los líderes de la oposición habían criticado a las fuentes oficiales anónimas que anunciaron ayer lunes que la presidenta Arroyo había ganado las elecciones del 10 de mayo por menos de un millón de votos de diferencia.

Un vocero del candidato opositor Fernando Poe dijo que la filtración fue inadecuada y que estaba considerando tomar acciones legales.