El Banco Central Europeo mantuvo estable su tasa de interés clave, en dos por ciento.

El presidente del instituto emisor europeo, Jean Claude Trichet, afirmó hoy que el bajo crecimiento de la economía del continente justifica mantener la política monetaria actual.

Los economistas opinaron que las relativamente bajas tasas de interés alientan el crecimiento económico, al reducir el costo de préstamos empresariales destinados a aumentar la inversión.

La economía europea creció sólo en 0,4 por ciento en 2003.

El Banco Central Europeo fija la política monetaria de las 12 naciones que utilizan el euro como moneda.