El secretario de Defensa de Estados Unidos, Donald Rumsfeld, prometió asistencia para garantizar la seguridad en la zona del Mar Caspio en Kazajstán, rica en petróleo, como parte de la creciente cooperación de Washington en la región.

Durante una visita a Astana, la capital de Kazajstán, donde se reunió con influyentes funcionarios, Rumsfeld elogió la contribución de ese país a los esfuezos de estabilización de Iraq.

Rumsfeld calificó al país de Asia Central como ejemplo de un desarme exitoso.

Cuando Kazajstán se separó de la Unión Soviética en 1991, tenía el cuarto arsenal nuclear más grande en el mundo, sin embargo en forma unilateral renunció a él en 1995.

El secretario Rumsfeld dijo que no hubiera habido guerra si Iraq hubiera seguido el modelo de Kazajstán y hubiera depuesto las armas como lo hizo Kazajstán.