Dos expertos de las Naciones Unidas expresaron su preocupación por el deterioro en las condiciones de derechos humanos en Haití, especialmente desde que ocurrieron los recientes enfrentamientos violentos entre defensores y opositores del gobierno y miembros de los cuerpos policiales haitianos.

Los enviados de la ONU, Ambeyi Ligabo y Asma Jahangir, emitieron una declaración ayer en la que deploraban el hecho de que "la violencia política continuaba constantemente causando víctimas" en Haití.

Los funcionarios de la ONU destacaron que dos personas habían muerto y alrededor de 30 resultado heridas a comienzos de este mes durante las protestas en Puerto Príncipe, la capital.

El mes pasado, otras 25 personas fueron lesionadas en enfrentamientos dentro de los recintos de la Universidad de Haití.