Adolfo Olaechea, sindicado como embajador del grupo subversivo Sendero Luminoso, salió de la cárcel el martes luego que un tribunal peruano ordenara su excarcelación, decisión que causó revuelo y numerosas críticas.

Olaechea salió del penal Miguel Castro Castro declarando a periodistas que su liberación fue "un triunfo de la democracia".

El ministro de Justicia, Fausto Alvarado, expresó, poco antes de su excarcelación, la posición de su despacho en el sentido que Olaechea debía permanecer encarcelado dado que se trata de un presunto miembro asociado a una organización terrorista que ha asolado a la sociedad".