Las autoridades federales de Estados Unidos iniciaron una investigación sobre el accidente de un ferry ocurrido el miércoles en la ciudad de Nueva York, el cual dejó al menos 10 muertos.

La embarcación se estrelló contra su terminal en Staten Island cuando se acercaba al fin de su recorrido de ocho kilómetros desde Manhattan.

No está claro qué causó el accidente y el alcalde de la Ciudad de Nueva York, Michael Bloomberg, advirtió que no se emitirán conclusiones apresuradas.

Se informó que había fuerte viento en el momento del incidente. Testigos dijeron que la nave viajaba muy rápido y se aproximó al muelle en un extraño ángulo.

Algunas personas perdieron extremidades de sus cuerpos y otras tuvieron que saltar a las heladas aguas.

Más de 40 personas resultaron heridas.