Un avión de una línea comercial sudanesa se estrelló pocos minutos después de haber despegado de Puerto Sudán, matando a 155 personas entre pasajeros y tripulantes.

El único sobreviviente es un niño de dos años que, según se informa, se encuentra en buenas condiciones.

El piloto de la aeronave, un Boeing 737, informó de “dificultades técnicas” después haber despegado.

El piloto intentó regresar pero se estrelló a pocos kilómetros del aeropuerto.

Los cadáveres de las víctimas fueron enterrados en una fosa común en Puerto Sudán, después que autoridades locales ordenaron su inmediata sepultura.

Autoridades sudanmesa investigan el accidente.