El ex líder del grupo racista Ku Klux Klan, David Duke, se declaró culpable de evasión de impuestos y fraude en el sureño estado de Louisiana.

Duke enfrenta una condena de 15 meses en prisión y 10 mil dólares de multa como parte de un acuerdo judicial cuando sea sentenciado en marzo.

El ex-líder del Ku Klux Klan, fue por un solo período legislador estatal republicano y perdió su candidatura a la gobernación de Louisiana. Fue acusado de enviar cartas a sus seguidores solicitándoles dinero para cubrir supuestos problemas financieros, pero en cambio utilizó los fondos en juegos de azar.

También mintió en su declaración de impuestos.

Duke pasó parte de los últimos tres años en Europa, predicando lo que él calificó de “sobrevivencia blanca”