Rusia lamentó la decisión de Estados Unidos de dar inicio al emplazamiento de un sistema de defensa de misiles para 2004.

En una declaración dada a conocer este miércoles, la cancillería rusa expresó el temor de que la medida pueda llevar a una nueva carrera armamentista.

También indicó que el desarrollo de un escudo antimisiles podría desviar recursos destinados a amenazas reales, como la lucha contra el terrorismo internacional.

Al anunciar su decisión el martes, el presidente Bush dijo que el sistema de defensa ayudará a proteger a la población estadounidense de amenazas de países hostiles o grupos terroristas que buscan armas de destrucción masiva.