Yemen dió a conocer que ordenó los misiles Scud que se se cree provienen de Corea del Norte, que fueron descubiertos en una embarcación detenida en el Mar Arábigo.

Funcionarios del gobierno de Yemen protestaron la intercepción de los misiles, que según ellos eran para su ejército, producto de una negociación completada hace algún tiempo.

Washington ha identificado a Yemen como un refugio para terroristas, pero el gobierno de Sanaa es un aliado en la lucha que Estados Unidos lidera contra el terrorismo.

Asesores militares estadounidenses han estado ayudando a las autoridades yemeníes en la búsqueda de elementos pertenecientes a la red terrorista AlQaeda.