Las autoridades colombianas dijeron que por lo menos 15 paramilitares han sido asesinados y sus cuerpos mutilados tras ataques con rebeldes ocurridos recientemente.

Voluntarios de los equipos de emergencia el gobierno hallaron los cuerpos mutilados en una aldea del departamento del Chocó.

Rebeldes y paramilitares llevan años luchando por el control del Chocó, una región clave para el contrabando de armas y drogas a 420 kilómetros al noroeste de Bogotá.

Hace varios meses 119 civiles perecieron en una iglesia de esa región en medio de un enfrentamiento entre la guerrilla y los paramilitares, la peor masacre de civiles en la historia de la guerra civil colombiana.