El Servicio de Guardacostas de Estados Unidos está redoblando el patrullaje aéreo y marítimo en respuesta a un posible aumento del flujo de inmigrantes ilegales procedentes del Caribe.

Voceros del Servicio dijeron ayer a la agencia de noticias Reuters que los esfuerzos de patrullaje se centrarán en el viejo canal de Bahamas, el pasaje de Barlovento, y el Estrecho de la Florida.

Las declaraciones se produjeron en momentos en que el Servicio de Guardacostas repatrió a 17 haitianos que llegaron a la Florida la semana pasada en un hacinado buque con más de 200 personas. Dos dominicanos que llegaron en la embarcación también fueron repatriados.

Los demás haitianos sigien detenidos esperando que sus casos se decidan.

Los migrantes fueron detenidos después de llegar a Cayo Vizcaíno, en Miami. El caso se convirtió en un relevante tema político en los días finales de la campaña porque, además, la llegada de los haitianos fue transmitida en vivo por varias estaciones de televisión.

La comunidad haitiano-estadounidense ha pedido la liberación de los migrantes, argumentando que se les debe proporcionar representación legal para sus solicitudes de asilo.