Los candidatos republicanos lograron victorias cruciales en las elecciones de Estados Unidos, tomando control de ambas cámaras del Congreso.

Los resultados son una victoria importante para el presidente Bush, quien usó su fuerte popularidad para hacer intensa campaña en toda la nación en favor de los republicanos.

Un vocero de la Casa Blanca calificó de históricos los resultados porque el partido del presidente, generalmente pierde escaños en las elecciones de medio período.

Los republicanos controlan ahora 51 bancas en el senado frente a 46 de los demócratas, y dos posiciones están aún sin decidirse.

En la Cámara de Representantes, los republicanos han ganado hasta ahora 226 escaños. En una de las principales contiendas para una gobernación, Jeb Bush, el hermano del presidente fue electo a un segundo mandato en Florida.